Vida silvestre, senderos, camping, excursiones y hasta un restaurante son parte de la oferta turística de este atractivo natural que busca posicionarse como una de las principales atracciones del sur de Aysén.




El Parque Valle Chacabuco, futuro Parque Patagonia, alberga y protege los más altos niveles de biodiversidad que se encuentran en la Región de Aysén. A medida que las plantas endémicas se recuperan en grandes cantidades, de manera similar lo ha hecho la repoblación de la vida silvestre. Constituyendo el hogar de muchas especies amenazadas, como el huemul, el parque provee a los científicos y los amantes de la naturaleza un contacto cercano con estas especies tan especiales.

Kris Tompkins señaló que los visitantes quedan maravillados con las bellezas del parque y la temporada partió muy bien, con turistas de diversas partes del mundo que recorren los distintos circuitos y se impresionan con la rica biodiversidad y multiplicidad de paisajes que ofrece Valle Chacabuco.

Recordó que la idea a futuro es donarlo al Estado chileno y también potenciar alianza con operadores de Cochrane y la región en general para que el lugar sea conocido tanto por visitantes extranjeros como nacionales y gente de la región.

Vida Silvestre

Un equipo de biólogos de vida silvestre, así como también los expertos que visitan el parque, han convertido el Valle Chacabuco en un centro neurálgico para el estudio de muchas de estas especies amenazadas. Mediante un programa de recuperación y monitoreo de vida silvestre, administrado por el Director de Conservación, Cristián Saucedo, se han llevado a cabo varios estudios pioneros y programas de rehabilitación dentro del parque.

A pesar de que algunas especies son difíciles de encontrar, un día típico en Valle Chacabuco provee a los visitantes de bastantes oportunidades para observar la vida silvestre. Los guanacos curiosos frecuentan los jardines del refugio y los sitios de camping, los huemules se detienen en las riberas del Lago Cochrane, y los flamencos rosados se bañan en varios lagos de la estancia.

Publicar un Comentario