E ausencia de lo sagrado
Peter Hartmann, DirectoFF Aisén, Presidente Agrupoación Aisén Reserva de Vida - 15-06-2016 
 
Abundaron la semana pasada las polémicas, las declaraciones surtidas, las rasgaduras de vestimenta. Y de alguna forma nos recordaron el libro aquel o al menos su título: “En Ausencia de lo Sagrado” (Jerry Mander, 1996).
Mientras seguían ya algo menos intensas las declaraciones por la agresión a Nabila Riffo y continuaba la controversia sobre la libertad de expresión en el caso que afecta a Michelle Bachelet, se sumó el escándalo que provocó la caricatura del Subsecretario de Medio Ambiente acerca de los coyhaiquinos y luego la profanación de una iglesia católica por encapuchados en Santiago. Con todo esto, da la impresión que estamos convertidos en un país dedicado a la controversia, los aspavientos y la farándula política mediatizada, con muchos tratando de figurar diciendo y declarando, mas que haciendo y solucionando. Eso, aparte de lo tendencioso que resultan muchas veces y de la hipocresía y doble estándar con que suelen opinar.
Como ya expresábamos en una columna anterior, nos sumamos a quienes repudian la deleznable agresión a Nabila y con ello a la vida humana ¿Y que pasa con las agresiones diarias, iguales o peores a la sagrada Madre Tierra? ¿Por qué esas, que por lo demás nos afectan a todos, no nos escandalizan y hacen reaccionar?  Respecto a la libertad de expresión, igual de preciada por nosotros, que no hace mucho fuimos objeto de Recurso de Protección a causa de ello, sin que algún medio ni periodista se escandalizara, francamente, si bien a lo mejor M. Bachelet cometió un error político al tocar lo mas sagrado para los medios y gremio periodístico, tampoco se trata de abusar de esa libertad, licencia que por cierto se la permiten algunos sabiendo que cuentan con el poder necesario. ¿Ud. cree que si la señora Juanita (o lo que ocurrió en mi caso) hace lo que la revista aquella, alguien le defiende su libertad de expresión? ¿Por qué esa libertad se defiende con tanto ahínco solo cuando le toca a algún medio de comunicaciones o personaje poderoso? Y para que hablar de cuando otrora la verdad y palabra, al menos en la Patagonia, eran sagradas. A estas alturas eso merece solo una sonrisa sarcástica y un “estaba bueno para los antiguos”.
Con respecto a la caricatura de los coyhaiquinos en shorts, si bien el Subsecretario la embarro, es cierto que hay más de algún lugar, también oficinas públicas y comercio, en esta ciudad donde se abusa de la calefacción. De hecho, recuerdo bien la “tropical” visita, años atrás, a la casa de la entonces Directora de Conama. ¿Y era como para que incluso el Concejo Municipal emitiera una declaración expresando su indignación? ¿No estaría mas apropiado ese Consejo se indignase por ser representantes de una comunidad expuesta a record de índices de humo e hiciese algo para terminar con esa contaminación? ¿O se ocupase en que esta contaminada ciudad cuente con más áreas verdes y arborización absorbente de humo en vez de semáforos y concreto? A propósito: ¿Sabia Ud. que las escuelas y servicios de salud están exentos de restricción en días de pre y emergencia, cuando todos estamos sujetos a ellas? ¿Igualdad ante la ley? ¿Por qué el Municipio y Servicio de Salud, quienes debieran dar el ejemplo en estas circunstancias, no lo hacen? Y no me van a decir que no saben desde hace al menos diez años que somos la ciudad con mas humo de Chile. De hecho, alguna vez le pregunté al entonces Alcalde O. Muñoz, que se sentía ser el edil de una ciudad con ese record. Y que se puede hacer algo lo demuestra que el hospital cambio su calefacción otrora recontra humeante y como se mejoró la Escuela Baquedano.  ¿Y es Coyhaique la ciudad con el aire mas contaminado de Chile? De humo sí, pero si vemos los índices de arsénico y plomo del aire de Antofagasta, que mostró el Dr. Tchernitchin, uno se pregunta ¿porque los diarios santiaguinos se obsesionan con Coyhaique y nada dicen sobre esos otros casos, al menos igual o más graves? ¿Será que las mineras, que ocasionan ese polvo, son intocables?  Volviendo al Subsecretario, éste se disculpó con unas explicaciones un tanto demagógicas y jugando con las estadísticas, de que “con las restricciones en episodios críticos las emergencias bajaron de 66 en el 2011 a 27 el 2015 y que las concentraciones de MP 2,5 han disminuido mas de un 30%”. Y claro, el que aumentasen nuevamente en el 2016, ahora es “culpa del clima”. El mismo clima que ayudo a bajarlas el año pasado. La verdad es que no sirve hacer demagogia con este tema crucial y por eso, como dice el subsecretario, “esto requiere un esfuerzo de todos, del Estado (que no le puede pedir a los demás lo que no hace el mismo y no puede seguir trivializando, ni manipulando) del sector privado y también de los ciudadanos”.
Finalmente, nos sumamos al repudio a la profanación de una iglesia y los símbolos importantes para los católicos, así como también repudiamos cuando se profanan lugares y símbolos sagrados de otros credos. Más importante aun, nos parece que debiese ser el repudio generalizado a la profanación diaria de lo más sagrado y que es, la creación. ¿Por qué ahí, cuando la creación es abusada, ninguneada o convertida en “recur$o”, nadie, menos aun quienes se dicen religiosos, se escandaliza como cuando lo hacen con figuras, imágenes y símbolos artificiales?

Publicar un Comentario