WALKER, LAS ÁREAS PROTEGIDAS Y LOS HUEMULES

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Si bien ya nos referimos al paso desde  Reserva Cerro Castillo a Parque Nacional,  las declaraciones del Senador P. Walker del viernes 7 de este mes, nos hacen volver sobre este tema y de pasada también referirnos a la necesidad de redelimitar otras Áreas Protegidas del Estado.
El Senador Walker en su comunicado expresa que se reunió con ganaderos de Cerro Castillo que llevan sus animales en las veranadas a terrenos fiscales  a cargo de Bienes Nacionales aledaños a la actual reserva y tenían temor de que éstos se anexaran al futuro parque y que nunca más pudieran llevar su ganado ahí. Tras averiguar con el ministro de Medio Ambiente de que no se incorporarán nuevos terrenos fiscales al parque, el Senador agrega que éste tiene “una superficie suficiente para  poder tener un parque nacional atractivo, que lleve turismo y ayude a la conservación. Tiene un valor ecológico tremendo”. Finalmente señala que “también le pedí al gobierno que se entreguen terrenos de Bienes Nacionales a los campesinos y ganaderos para que realicen veranadas o puedan tener una actividad productiva importante”.
Resulta que uno de los valores principales de la Reserva Nacional  Co. Castillo son los huemules, especie en peligro de extinción que habita ahí y en los cuales en los últimos años se descubrió que varios de ellos tienen absesos de una enfermedad llamada Linfadenitis caseosa que les es transmitida desde el ganado. Peor aún, un huemul muerto el año pasado al que se le hizo biopsia, resulto no solo tener esa enfermedad, sino además Hidatidosis, enfermedad también del ganado y transmitida a los humanos por los perros y cuyo contagio se ha vuelto común en ellos. Donde hay ganado hay perros, y estos son actualmente la peor pesadilla para los huemules. Por lo demás, esas dos enfermedades no son las únicas que transmite el ganado a los huemules, lo cual se sabe desde hace décadas. En pocas palabras, el contacto de los huemules con el ganado y los perros está poniendo en serio riesgo la sobrevivencia de  nuestro ciervo heráldico en ese lugar “protegido”. Vale agregar además, que el millonario proyecto de estos últimos años, con fondos regionales para salvar a los huemules, se concentró principalmente ahí.
La verdad es que desconocíamos que se ocupasen terrenos fiscales aledaños a la R.N. Co. Castillo para veranada. Mientras, le reclamábamos a CONAF de evitar arrendar talaje dentro de la Reserva y mientras escuchábamos de esta misma institución, que el principal problema que hay ahí es el ganado y perros en varios predios particulares que penetran la reserva, entre ellos uno en Las Horquetas, que sería  necesario de ser comprado para integrarlo al área protegida. Ocupar terrenos fiscales como veranada es una práctica bastante usual, que Bienes Nacionales hace como que no existe (incluso la niegan) y que dependiendo del lugar y carga puede provocar bastante daño ambiental (degradación del bosque, erosión, impacto en la biodiversidad).
Llama la atención entonces, que un Senador de la República se desentienda de la ocupación ilegal con ganado particular de terrenos fiscales, un bien nacional, que se supone debiera defender (seguro, no es el único) y que como Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la cámara alta avale y promueva la existencia de ese ganado con problemas sanitarios en las inmediaciones de los huemules, en vez de actuar en proteger adecuadamente  “el valor ecológico tremendo” de esa área. Y respecto a lo de “actividad productiva importante” en terrenos marginales de montaña, tenemos nuestras dudas y le recomendaríamos revisarlo con entendidos en la materia.
Ahora, en cuanto al tema de redelimitar áreas silvestres protegidas, lo que se contempla  hacer con el P.N. Isla Magdalena, la verdad es que le hace mucha falta no solo al nuevo P.N. Cerro Castillo, sino a varias más. Durante la defensa del Baker y Pascua de los últimos años aprendimos no solo que CONAF no sabía donde están los deslindes del Parque Nacional Laguna San Rafael, sino también, que no existe ni un tramo protegido de esos ríos.  Y si bien parte del deslinde del P.N. Lg. Sn. Rafael colinda con el río más caudaloso de Chile y que tiene más de algún valor ambiental, sin protección, hay incluso partes de la otra orilla que a todas luces tienen  valores importantes  como para ser integrados. Y en el Pascua también existen valores ambientales superlativos necesarios de ser protegidos integrándolos al P.N. Bernardo O’Higgins.  Otro ejemplo que nos surgió en estos días, es por los estudios que hace el CIEP sobre la R.N. Rio Simpson (ex Parque). Nos parece que al menos hacia el deslinde Norte de esa reserva se debiera incorporar terrenos fiscales de montañas tan hermosas y de valor histórico, paisajístico y paleontológico, como el cerro Emperador Guillermo y el Co. Bayo o Rosado. Por lo demás, ahí en esos lugares desprotegidos, también habitan huemules y existen otros valores ambientales importantes, como que se podría establecer fácilmente un corredor biológico entre las R.N. Coyhaique,  Río Simpson y Mañihuales. Vale recordar que años atrás, a causa de la desconexión del sector Co. Huemules de esa Reserva,  fue CODEFF la que tuvo que adquirir dos predios para solucionar el problema y con eso el libre paso de los huemules.
Soñar no cuesta nada. Siempre es bueno mantener la esperanza, en este caso,  en que el Estado de Chile y sus parlamentarios, asuman sus responsabilidades y compromisos internacionales de conservar la biodiversidad y proteger el valioso patrimonio natural nacional de esta excepcional región Reserva de Vida.


Publicar un Comentario