LA PATAGONIA OCCIDENTAL Y SUS DESLINDES

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Con la fama que ha llegado a tener la Patagonia y el escaso conocimiento sobre cuál sería realmente el territorio patagonico chileno, no faltan quienes y  los lugares que dicen ser parte de ella e incluso autoproclamarse “capital de la Patagonia”. Como en el lado argentino está claro el límite de la Patagonia, que es en el Río Colorado y eso es a la latitud de la Región del Bio Bio, en el lado chileno a veces tienden a pensar que acá también vale ese límite norte. Lo otro que nos ha ocurrido, es que extranjeros que llegan a la Patagonia Chilena dicen: “vamos a la Patagonia”, eso es en viaje a aquella argentina, la cual tiene fama internacional reconocida desde las visitas de Magallanes, Darwin, Musters, sumado a que allá existe turismo y montañismo extremo desde hace mucho antes que en el lado chileno. Para muchos la Patagonia es sinónimo de estepas o pampa, viento interminable, montañas de infarto y hielo. La verdad es que la Patagonia Chilena u Occidental y su características cordilleranas y su hielo, bosque, agua, estuarios y archipielagos es poco conocida. Tal vez la campaña Patagonia sin Represas fue la causante que ahora lugares que antes se definían como “Araucanía” o “Región de los Lagos” pretendan subirse al carro de la imagen famosa con fines marqueteros.
La cuestión es que ya en 1909 ¡hace 108 años! el Doctor en geografía alemán, profesor de la Universidad de Chile y explorador de la Comisión de Límites de Chile, Hans Steffen, tras explorar gran parte de la aun prácticamente desconocida Patagonia Chilena, al publicar su libro “Viajes de Exploración i Estudio en la Patagonia Occidental, 1892 – 1902” es quien define la existencia de una Patagonia Occidental diferente a aquella Oriental  y hasta publica un mapa en el cual queda plasmada su deslinde  territorial. Esa definición y su límite hacia el Este por lo demás sirvió de argumento para la posición chilena ante el árbitro británico en el litigio limítrofe  con Argentina de aquella época y en alguna medida se convirtió en lo que sería la actual frontera entre ambos países. Por cierto, la definición de Steffen es para nada arbitraria y por algo le entusiasmaba y enseñaba la geografía regional.
Para su definición Steffen parte por reconocer que el término “Patagonia Occidental” ya lo había utilizado Vicente Pérez Rosales  en “Essai sur le Chili” (Hamburgo,  1875) y la Marina Chilena, especialmente  el comandante Simpson, en sus cartas hidrográficas. Igualmente, fue parte de la controversia con el perito argentino, Moreno.  Para Steffen “la Patagonia Occidental es una región montañosa formada por  movimientos de la costra terrestre  y perturbaciones  tectónicas, por lo cual ofrece genéticamente un contraste muy marcado contra las mesetas  de la Patagonia Oriental”. Por su constitución también es parte de este territorio la cadena  de montañas occidentales disuelta en archipiélago, salvo la isla de Chiloé  por su carácter peculiar, distinto a lo demás en lo físico, recursos, población, etc.  “Por el lado norte, el límite está determinado por el desaparecer  de ciertos rasgos característicos de sus contornos exteriores  y configuración del terreno, pudiendo trazarse convenientemente por la gran línea  de depresión que corre desde el extremo  oriental del lago de Llanquihue, entre medio  de los volcanes Calbuco y Osorno, por el lago de Todos los Santos  y el valle del Peulla, para cruzar el cordón divisorio de las cordilleras en el paso de Pérez Rosales y  continuar en el brazo oeste y eje principal E.-O. del lago de Nahuelhuapi”.  Mas difícil le resulto a Steffen la delimitación hacia el oriente por su compleja contextura, deslinde que sería aproximadamente  “desde el extremo  oriental del lago Nahuelhuapi casi derecho hacia el sur hasta el codo de la gran vuelta del río Chubut y de ahí por las sierras de Lelej, Esguel, Chergue, etc., hasta la intersección del rio Senguer”. Mas al sur, “las extremidades orientales  de los lagos Buenos Aires, Pueyrredon, Tarr, Viedma y Argentino, y en el extremo sur  su curso  pasaría  por los bordes  orientales  de la Sierra Baguales, y de los senos de Ultima Esperanza, Skyring y Otway, para terminar cerca de Punta Arenas en el estrecho de Magallanes”.  El deslinde sur, según Steffen, sería la parte occidental del estrecho, aunque hacia Tierra del Fuego se observan rasgos parecidos a los de la Patagonia Occidental. Y en cuanto a los archipiélagos situados al sur del estrecho de Magallanes  los excluye por no tener conocimiento personal de esas regiones.  Así, la Patagonia Occidental resulta con una extensión longitudinal de cerca de 1.360 kilómetros y una anchura mayor de 325 Kms. en la península de Taitao hasta el extremo oriental del lago Buenos Aires. El  área total  comprende en globo 300.000 kilómetros  cuadrados, una superficie parecida a la de Noruega.
Si uno considera que esta definición y delimitación territorial se hizo a pie, en un área hasta entonces en gran parte desconocida, sin los medios tecnológicos con que se cuenta hoy en día cuando seguimos sin tener claro lo que Steffen ya estudio hace más de un siglo, sin duda fue una proeza, al punto que en gran medida sigue válida hasta la actualidad.




Publicar un Comentario