PARTICIPACION CIUDADANA PARA EVITAR MITOS Y NINGUNEO

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

De un cuanto hay pasando en estos días. Por alguna extraña coincidencia están en consulta ciudadana al mismo tiempo las evaluaciones ambientales estratégicas para la Política Energética Regional de Aisén y para la Política Nacional de Ordenamiento Territorial y también aquella  del Plan de Descontaminación refundido de Coyhaique; eso es para la contaminación del aire con partículas  de 0.10 micrones y de 0.25, que se incorporan ahora. Se suma además la participación para el proceso de tarifario del sistema eléctrico mediano de Aisén (en manos del monopolio de SAESA-Edelaysén). Vamos a ver en qué momento lograremos leer  y  observar todo eso. Y eso justo en época electoral en que uno se supone esta ocupadísimo haciéndole la “prueba de la blancura” a las y los candidatos, en un elección que se avizora más que complicada. Y claro, también da para que esos candidatos propongan algo útil.
¿O es que no será complicado elegir entre 60 y hasta sobre 120 candidatos, toda una sábana –voto, para chilenos a los que definitivamente les cuesta la comprensión de lectura ? ¿Se han dado cuenta de la cantidad de pactos raros que hay, aparecido de quien sabe dónde y que vaya a saber para que lado tiran? Entre tanto candidato y sus múltiples propuestas y demagogias, además, seguramente la dispersión de votos será tremenda y los votos duros de gran importancia; o sea los partidos y las maquinas parece seguirán con el poder. Si la intención de este nuevo sistema era motivar a los potenciales votantes, ese 70% que se rehúsa  ir a emitir su sufragio, parece el efecto es más bien al contrario. Igual, elegir consejeros regionales en el mismo acto que parlamentarios, definitivamente los deja bajo la mesa y complica aún más la cuestión. El tema es que si no vota, después no se queje. Y por cierto la participación democrática no solo consiste en ir a votar como ovejita.
El 17 de este mes comenzó a correr el plazo de la consulta para la Evaluación Ambiental Estratégica de la Política Energética Regional. El anteproyecto de política y su informe ambiental están en http://www.energia.gob.cl/participa y en la seremi de Energía, en Coyhaique. Para observar hay un formulario que se descarga en el sitio ya citado. Las observaciones se entregan en ese sitio o en EAEAysen2050@minergia.cl. El plazo es hasta el fin de noviembre. Por otra parte,  está corriendo el plazo, hasta el 30 de octubre, para observar el proceso para fijar  tarifas eléctricas de Edelaysén, por si a alguien le interesa el tema.  La consulta de la Política de Ordenamiento Territorial es hasta el 10 de noviembre. Para verla, entrar a www.comicivyt.cl . De todo esto lo único que hemos viso publicitado es lo de la política energética y hemos estado en presentaciones de estas políticas, planes  y procesos, gracias a lo que algo sabemos de ellas. También estuvimos en una presentación del Plan de Descontaminación y mientras esperábamos la publicación o al menos un aviso sobre él,  supimos por casualidad que ya es público hace rato y solo quedan 8 días para observar. Ese se puede revisar en: http://consultasciudadanas.mma.gob.cl/mma-epac/app/home_ciudadano?execution=e1s2 o en la seremi de Medio Ambiente.

Reclamar por mayor participación y no usar los espacios que hay, no sirve. Y como se habrán percatado, el tema energético y de descontaminación están en el tapete y polémica electoral. ¿Vamos a esperar que “nuestros representantes” que en eso no han tenido muy buen desempeño que digamos, decidan que hacer por nosotros? Aunque para participar, para observar, algo hay que entender del tema y francamente hasta para quienes hemos estado metidos en esas cosas, nos cuesta. Y de que después nuestras observaciones sean consideradas, es harina de otro costal; es cosa de ver el Plan de Descontaminación. Así y todo, de lo expresado públicamente hemos notado alguna incidencia y cambios en los “carriles” que se mandan algunos candidatos.

Como es usual, en estos temas no faltan los mitos, la visión centralista y desconocimiento de nuestra realidad que necesario de evitar. Y de eso nos acordamos cuando le explicábamos a unos estudiantes recién llegados de Santiago, sobre como cuando niños en la escuela nos enseñan de que Chile limita al oriente con la Cordillera de Los Andes, lo cual en el caso de la Patagonia es una mentira,  ya que aquí hay buena parte del territorio al oriente de la cordillera. Cuando Chile y Argentina firman el tratado limítrofe de 1881, en el cual se acuerda el límite en las altas cumbres que dividen  las cuencas hidrográficas del Pacifico y Atlántico, ni en Santiago ni Buenos Aires conocían la Patagonia y que acá la divisoria de aguas no coincide con las altas cumbres, lo cual llevó a un diferendo y arbitraje para definir el límite. Y por cierto a que, al fin, ambos lados exploraran el territorio buscando como sustentar su posición. Todo porque ni siquiera conocían el lugar objeto de disputa. No sería la única vez que pasa algo así; solo vale recordar cuando hace no mucho cierto ministro declaró que acá había nadie y nada, para pretender convertir nuestro territorio en zona de sacrificio. O cuando hasta cierto Diputado daba por hechas las represas “porque esta todo cocinado entre los poderosos”. Por eso, es mejor informarse, explorar, usar el cerebro,  tener argumentos para participar, proponer y defender nuestra posición. De lo contrario, nos continuarán imponiendo decisiones inconsultas ajenas a nuestra realidad y después de no tiene mucho sentido quejarse,  en forma poco ética por lo demás.




Publicar un Comentario