DESCONTAMINACION DEL AIRE

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

La contaminación del aire en ciudades de la Región de Aysén se ha convertido en importante tema político, mientras quienes llevamos años trabajando en él, y no solo nosotros, vemos bastante desorden, demagogia y poca solución. Si las medidas del Plan de Descontaminación de Coyhaique han conseguido algo, es que la gente se comience a ocupar del tema y a movilizarse, porque la contaminación esa ya lleva hartos años. Con el resultado de que, mientras los planes ofrecen resolver al menos parte del problema dentro de diez años, los afectados exigen mayor rapidez y soluciones de fondo.
El Plan de Descontaminación MP 10 vigente desde el 2016, así como aquel MP 10 + 2.5 en trámite, tienen como líneas estructurales: 1 .Reacondicionamiento térmico para bajar requerimientos energéticos; 2. Sustituir sistemas de calefacción contaminantes; 3. Mejoramiento calidad de la leña y diversificación en uso de combustibles; 4. Educación y difusión a la comunidad. A estas líneas a nuestro entender le faltan de frentón, al menos, otras dos: 1. Absorción de contaminación con muros y filtros verdes, de arborización, áreas verdes y precipitadores naturales y artificiales. 2. Medidas urbanísticas y de Ordenamiento Territorial.  Respecto a estas últimas, es archiconocido que la vegetación absorbe CO2 y produce oxígeno, además existen diversos estudios sobre como abate partículas. Por cierto esta línea requiere un estudio y diseño previo y de una campaña cultural. En cuanto a urbanismo y ordenamiento territorial, al menos, es necesario ocuparse en descentralizar las ciudades y mejorar la calidad de vida urbana manejando densidades, incorporando áreas verdes estratégicas y valorizando los abandonados parques existentes en el papel, incorporando la implementación de áreas verdes y arborización de calles al urbanizar (MINVU y Ordenanza Municipal) y abandonando la cultura de mutilación y erradicación de árboles.
Ninguna de estas líneas soluciona por si misma el problema, porque por más que se cambien calefactores y cocinas contaminantes, por ejemplo, el mayor costo de su operación, si la vivienda sigue siendo un canasto del que se fuga todo el calor, provoca que su costo se vuelva insostenible y se vuelva a la leña barata y mala, como esta ocurriendo. Nuestros aprendizajes y propuestas respecto a las líneas de acción son: 1. El reacondicionamiento térmico es indispensable y prioritario, sin embargo su ejecución va demasiado lenta y topa con la ausencia de permisos de edificación de al menos 50% de las viviendas, con barreras burocráticas y con que la gente cree que su casa está bien aislada. Esta la posibilidad de regularizar (con ley del mono u otra forma) y reacondicionar al mismo tiempo y del acondicionamiento por los propios usuarios con apoyo técnico y tal vez subsidio. Las viviendas nuevas deben venir acondicionadas. 2. La sustitución a sistemas de calefacción con operación del doble del costo es una carga económica para los usuarios y corre el riesgo de fracasar. Reemplazar contaminación de humo coyhaiquino por aquella de humo santiaguino de derivados del petróleo tampoco es bueno. 3. Urge la ley que regule la leña y sus derivados como combustible, urge en el intertanto la ordenanza municipal reguladora de la leña y mas secado. Urge que los servicios respectivos cumplan con su deber de fiscalizar la cadena de producción de la leña; la trazabilidad está demostrada. Nada se saca con comprar leña seca si no se almacena bajo techo, el que suele no existir. Es impresentable que el estado entregue bonos y  leña de mala calidad.  Es necesario probar e incentivar uso de filtros catalíticos y electroestáticos.  No tiene mucho sentido propiciar combustibles no renovables que implican dependencia, riesgos de seguridad y no aportan a la economía regional. La región cuenta con tremendos recursos energéticos de biomasa, eólico, hidráulico, geotérmico y mareomotriz. El Estado debe involucrarse en bajar su precio. La electricidad es una energía limpia y aunque su tarifa ha bajado 25% aun es cara a causa de que se genera con petróleo sucio, se cobra multa de consumo invernal, hay escasa economía de escala y la empresa monopólica exporta las ganancias. Reemplazar el petróleo es fácil, a la empresa le conviene un mayor consumo y también el consumo nocturno a mitad de tarifa. Esto solucionaría al menos el peak matinal y algo del nocturno de humo. Hay quienes piensan que la solución es estatizar Edelaysen y otros de que el Estado debe involucrarse generando a bajo costo. ¡Y no se necesita Hidroaysén para eso! ¡La tarifa única nacional es posible! También habemos muchos que pensamos el Estado debe subsidiar (hay varias posibilidades) la electricidad en Aisén, empezando por la autogeneración, así como subsidia el gas en Magallanes y el Transantiago.  4. El trabajo educacional cultural es tal vez el mas importante y urgente, requiere muchísimo más dedicación que hasta ahora y no puede mezclarse con auspicios comerciales interesados. Si la gente y autoridades no entiende el fondo y causas del problema, no entiende de que no puede seguir usando leña verde y mojada, de que es necesario mejorar el acondicionamiento térmico de su vivienda y que pueden empezar por sí mismos, que no puede echar basura al fuego y que necesitamos mas vegetación absorbente, las demás líneas de poco sirven. En esto también es primordial incentivar la creatividad y de movilización de la comunidad para resolver el problema y en tomar iniciativas. Además se requiere de campañas de difusión y talleres de capacitación en energía, acondicionamiento térmico y enverdecimiento.
Por último, tanto en el plan, como en lo que respecta al tema hay demasiado desinformación y utilización de antecedentes que no corresponden a la realidad regional, lo cual les resta credibilidad y seriedad. A tanto que los antecedentes de salud en que se basaba el plan MP 10 fueron extrapolados de Temuco, los de sistemas de calefacción son de EEUU,  se mezclan datos comunales con los del área saturada y las 2 estaciones de medición están en la misma zona. En estudios y antecedentes básicos así como en la búsqueda de soluciones echamos de menos el aporte del INE (población y viviendas ciudad de Coyhaique), CIEP y universidades instaladas en la región.

Publicar un Comentario