HUMO EN COYHAIQUE

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aysén Reserva de Vida.

Si no fuese un asunto tan serio, se podría decir que el tema de la contaminación del aire de Coyhaique esta de lo “mas entretenido” y se ha vuelto bastante telenovelesco, con medio mundo dándoselas de expertos y políticos surtidos tratando de figurar “vendiendo humo”, armando confusión y/o  enredando aún mas las cosas. (A propósito ¿Qué será del Senador Sandoval que criticaba tanto en esto antes?). Para remate, la región sigue sin seremi de Medio Ambiente, encargada principal del tema, mientras ese ministerio se queda también sin subsecretario. Es más, entre tanta opinión, las nuestras empiezan a ser una más y hasta nos critican por estar ausentes. La verdad es que, estamos en el tema desde hace años y hemos invertido muchas horas en su análisis y poder ofrecer propuestas. De ahí a que estas sean consideradas, ya es otra cosa y francamente no pretendemos imponer nuestro punto de vista y propuesta fundamentada a quien no es capaz de comprenderla o tiene otros intereses o capacidades.
Entre  las novedades de la semana pasada vale comentar la visita del Ministro de Salud, que confiesa recién venir enterándose que acá hay un serio problema de salubridad y para remate, evidentemente sin conocer las características del problema, confirma la posibilidad de prohibición de la leña si es que se juntan las variables de bajas temperaturas, alta contaminación y existencia de virus respiratorios (en el hospital solo hay un caso). El mismo día se anuncia que ha comenzado el pago de subsidio de calefacción ¿Cómo se asegura  el gobierno que ese subsidio no se use en leña verde –mojada y cuyo uso corre riesgo de ser prohibido? ¿Y si Salud prohíbe el uso de la leña; eso incluye a sus consultorios que aún la usan? ¿Qué tal si dan el ejemplo? A propósito, vemos como la municipalidad está trabajando en cambiar la calefacción a sus heladas escuelas, inclusive la Pedro Quintana M. donde a simple vista se aprecia la leña expuesta a la lluvia ¿Tan difícil es cubrirla y evitar algo de humo?
Mientras el humo parece no dejar ver el fondo del problema, observamos varias opiniones fundadas, con las que concordamos, en que  la primera prioridad y única medida no regresiva es el acondicionamiento térmico de las edificaciones. Este es uno de los ejes del plan de descontaminación PM 10 y también de aquel refundido PM 10 mas 2,5 que está en trámite en la Contraloría. El plan vigente fue publicado en marzo 2016 e incluye 7000 acondicionamientos, eso es, 700 por año. Sin embargo, recién el martes pasado vemos la primera publicación de prensa al respecto, llamando a postular y que” van cerca de 600 casas intervenidas”. O sea: ¡En esto ya hay una deuda de sobre mil acondicionamientos! El nuevo plan tenía contemplado (en su anteproyecto) 8000 acondicionamientos, o sea solo 1000 más, en una ciudad de sobre 12.000, donde la mitad no tiene permiso de edificación (requisito para el subsidio) y la ficha social complica aún más las cosas. Entonces, la “ley del mono” puede ayudar, pero pensamos tenemos que ser más proactivos. En esto,  parece la gente tiene las cosas mas claras de lo que se cree y en un conversatorio para recoger propuestas ciudadanas para descontaminar Coyhaique, el tema que concitó mayor apoyo fue la implementación de programas de educación ambiental. La verdad es que nos alegramos, ya que entre las principales observaciones al plan, que presentamos en noviembre 2017, estaba la necesidad de fortalecer la parte cultural del plan de descontaminación con difusión y talleres de educación ambiental y de eficiencia energética aplicada, esto es “ayúdese a si mismo o acondicione Ud. mismo su casa” (y su barrio) en vez de esperar eternamente el asistencialismo estatal.
A propósito del acondicionamiento tardío, porque evidentemente esto debió haberse hecho cuando se construyeron esas  edificaciones, muchas de ellas por el fisco, vale comentar que Chile contaba con normas al respecto (INACH), las que pasaron al olvido con la dictadura y desde entonces el MINVU ha estado construyendo lo mas barato y mayor cantidad posible. Así es como al llegar a trabajar a la seremi MINVU XI, en 1984, la primer desencuentro que tuvimos con el SERVIU fue precisamente porque no le ponían aislación a las casas. Desde entonces, hemos escuchado hasta a algunos presidentes eso de que “primero nos tenemos que desarrollar, para luego ocuparnos en solucionar los problemas ambientales”. Y  claro, esa solución posterior sale harto mas cara y complicada y con numerosas víctimas de por medio. Chutear los problemas hacia adelante, para los próximos nunca ha sido, ni sustentable, ni económico, ni ético.



Publicar un Comentario