DESCONTAMINACIÓN DEL AIRE EN COYHAIQUE

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Intentaremos seguir desenredando este tema. Para eso han sido muy interesantes las asambleas de la Coordinadora Territorial por la Descontaminación de Aysén, principalmente por la gran cantidad de información que surge desde los presentes, entre los cuales hay quienes dan cátedra con sus conocimientos. Y para poder contribuir, nosotros también nos hemos visto obligados a ahondar y sistematizar nuestra información. A tanto que hasta nos encontramos con un recorte de la Revista del Domingo de 1979 con foto de la posiblemente primera manifestación contra el smog de Santiago, con nosotros junto a estudiantes de paisajismo de la U. de Chile de protagonistas. O sea, para que allá se llegase al primer plan de descontaminación del país, algo pasó antes. También nos dimos el trabajo de revisar el D.S. 07, del 25 de enero 2018 del “Plan de Descontaminación Atmosférica de la Ciudad de Coyhaique y su Zona Circundante”, ingresado a trámite de la Contraloría el 9 de marzo por el gobierno anterior, retirado el 20 de ese mes por el actual gobierno y reingresado el 23 de mayo. El Anteproyecto de ese Plan había sido puesto a consulta ciudadana en noviembre del 2017, ocasión en que le hicimos un lote de observaciones. Desde ese Anteproyecto hasta el Decreto reingresado en mayo, no le vemos cambios sustanciales, solo tal vez, de que desapareció la intención de estudiar el uso de catalizadores catalíticos para limpiar humo. Por lo demás, el Plan es casi idéntico al anterior de PM10; tal vez la única novedad es que ahora se restringe el humo de vehículos. ¿Y en cuanto a nuestras y otras observaciones? ¡Bien gracias!  Y que esta desconsideración sea en la seremi de Medio Ambiente de Aysén, no lo creemos. Por lo demás, el Plan de acá es probablemente una mala copia de aquellos de Temuco y otras ciudades ahumadas del sur, a tanto que al menos para el Plan PM 10 los datos de salud en que se basa el cálculo de beneficios económicos, eran de Temuco, de Coyhaique no había. Y así está lleno de extrapolaciones y datos de otras realidades y antecedentes poco creíbles que es necesario se transparente su metodología y forma de obtención.    
En esta revisión también descubrimos que de los costos del nuevo Plan, 36,1 millones de dólares  (en 10 años), 73,3 % lo deberá asumir el sector privado y 26,7% el Estado (con nuestros impuestos). Los beneficios serían 53,5 millones de dólares, 74,7 en salud y 25,3 en ahorro combustibles. Francamente, pensamos que  un plan que finalmente lo pagamos nosotros, amerita mayor transparencia, debate, participación e información. Y también, que sea mas regionalizado, mas celeridad y calidad de contenido. Al fin y al cabo, esto de ser la ciudad más contaminada de América es ningún honor y además de la salud y calidad de vida, afecta nuestra imagen.
En otro orden, también recordamos que tras un arduo trabajo de más de dos años se consensuó la Política Energética de Aysén (“sistema sustentable, diversificado y competitivo / energía equitativa, confiable, promueve calidad de vida y desarrollo regional sustentable / se potencia el ahorro y autogeneración con ERNC, se usa eficientemente y se respira aire limpio”), parece haber pasado al olvido. A rio revuelto ganancia de pescadores (¿petroleros?). Por nuestra parte, agregaríamos en que es prioritario (también para la descontaminación) dar mucha mayor importancia a la autogeneración y eficiencia.
Por otra parte, de a poco hemos decantado que las prioridades descontaminadoras son el acondicionamiento térmico (sin él el recambio de calefactores arriesga fracasar) y la parte educacional -cultural, esto es involucrar a la ciudadanía en la solución del problema. Mientras la  gente no entienda que no puede, ni le conviene, seguir quemando leña verde y mojada, quemado basura y que a sus casas les falta aislación y que necesitamos más vegetación (absorción, microclima y bajar inversión térmica), el avance de las demás medidas será espurio y lento. Y también que puede por si misma arreglar mucho de eso, sin esperar el engorroso asistencialismo y tecnocracia estatal, para lo cual evidentemente se requiere de información, asesoría y capacitación.
Finalmente, está más que claro que es urgente incentivar la creatividad, porque con “más de lo mismo” no se solucionan los problemas. En esto nos hemos encontrado con ejemplos como que los chinos tienen a su ejército reforestando una superficie del tamaño de una región de Chile para aminorar su contaminación del aire, que unos científicos proponen transformar humo en diamantes y que investigadores nacionales demuestran que los árboles nativos son excelentes absorbedores de contaminación. También nos aconsejaron de que es necesario involucrar al sistema financiero los que tienen los $).




Publicar un Comentario