REDELIMITACION DEL PARQUE PATAGONIA

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Por extraña casualidad nos aparecen aparejadas  las noticias de que “Resuelven conflicto de límites de futuro Parque Patagonia” con aquellas de que “Antofagasta tiene record mundial en contaminación por arsénico, cobre y zinc” y que la Corte Suprema decide el cierre definitivo de la minera de oro Pascua Lama.
En cuanto a lo que ocurre en Antofagasta, es algo parecido a lo de Quintero –Puchungaví; el derecho constitucional al medio ambiente libre de contaminación esta supeditado al “crecimiento económico”, a que algunos puedan realizar sus negocios y a dejar hacer a la minería. ¿Se han fijado que a pesar de la Constitución esa y a que suelen haber ordenamientos territoriales y otras leyes y hasta derechos humanos de por medio, los poderosos y vivarachos siempre se las arreglan para ser “más iguales” que los demás? Sin lugar a dudas, parte de la tremenda desigualdad existente en nuestro país. Por algo seguimos entre los países con mayor índice de desigualdad del mundo, lo cual evidentemente no es motivo de orgullo.
En cuanto a lo de Pascua Lama, lo que ahí ocurrió tiene sus semejanzas con lo de Chile Chico ahora. Vale recordar que hasta hubo hace años atrás la aprobación de un estudio de impacto ambiental de ese proyecto que contaba con un tremendo lobby y que a la larga igual “afecto fuentes de trabajo” y se salvó el agua del lugar.
Y en cuanto a la “resolución del conflicto por el Parque Patagonia” está más que claro que finalmente el lobby minero se salió con la suya y el ministro Ward de Bienes Nacionales hasta enfatiza en que Equus Mining ahora podrá operar fuera del parque. Y eso era mas o menos esperable.  Y respecto al argumento de que con la redelimitación  “ ya no se afectan las fuentes de trabajo de los habitantes de Chile Chico” este, por más que sea “políticamente inteligente”, es falso. De hecho la histórica y periódica cesantía que hay en Chile Chico la provoca la minería.  O sea, así como va la cosa seguirá siendo parte de la tradición local. ¿Y habrá transparentado, al fin, el ministro algún plano en donde aparezcan los famosos terrenos de los que se está hablando? Porque si no, seguiremos en las especulaciones de que terrenos se le sacan y agregan al parque, aparte de aquel de Equus y su proyecto Los Domos  y que era lo principal ¿no?
Cuando El Mercurio publica el 30 de septiembre que “Límites del Parque Patagonia en Aysén abren conflicto con minería y agro”, no lo hace por casualidad y evidentemente tampoco lo es su tendencioso mensaje. Nuestra carta al director de ese diario rectificando y complementando varios aspectos de ese artículo, en especial aquello de los “terrenos fiscales mañosamente incluidos”, sospechamos jamás la publicaron. Y claro, esos son los terrenos que le están recortando al parque. Y por algo el propio ministerio de Bienes Nacionales en su momento los incluyó. Y lo “mañoso” es que entre otros, esos terrenos fiscales están dentro del “Sitio Prioritario de Conservación de la Biodiversidad Estepa del Jeinimeini –Lagunas Bahía Jara”, en el cual hay varias especies en peligro y cuya biodiversidad está a bastante maltraer. Una biodiversidad que la Reserva Nacional Jeinimeini  no protege. Además están en la “Zona Nacional de Interés Turístico Chelenko”, son aledaños a varios geositios de nivel mundial, parte del proyecto de “Geoparque Lago General Carrera”  y ahí se encuentra el mayor yacimiento paleontológico del país e innumerables potenciales sitios arqueológicos y paleontológicos en una zona aun sin siquiera prospectar.   ¿El ministro Ward le habrá preguntado su opinión respecto al recorte de terrenos del Parque Patagonia, valiosos para la biodiversidad y el patrimonio cultural, al ministerio de Medio Ambiente, a CONAF, a SERNATUR,  a la DGA, al Consejo de Monumentos Nacionales  y  a los arqueólogos y paleontólogos que tienen prospecciones autorizadas ahí?
Y cuando hay quienes recuerdan la importancia del agua, también como patrimonio ambiental de nivel mundial, en este conflicto que tenemos la impresión no ha terminado: ¿Existe siquiera un monitoreo de los pasivos y aguas potencialmente contaminadas por la minería existente en esa zona? De hecho, constantemente los vecinos argentinos preguntan sobre la contaminación por esas mineras. Y el que delante del ministro en la foto de su mesa en Chile Chico viéramos botellas plásticas de agua envasada por la Coca Cola Co. en la Región de O’Higgins, es al menos, simbólico. Poner en riesgo la calidad de las aguas de mejor calidad del mundo y la imagen turística de esa zona, tampoco es tema menor.

Publicar un Comentario