EL TPP Y EL MUNDO DE LAS FINANZAS

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

La discusión sobre el TPP 11 y en eso la injerencia y dominación de las transnacionales y de la economía global sobre aquella local, nos ha llevado a recordar algunas historias y antecedentes que nos parece bueno compartir.  Eso para poder entender mejor de lo que se trata esto de los tratados que se hacen en secreto, sin mayor participación ciudadana y que ponen en juego la soberanía nacional. Por lo demás, la primera advertencia, años atrás, respecto a la globalización, fue que esta iba a traer como consecuencia el fortalecimiento de los nacionalismos. Es cosa de ver como surge Trump, Bolsonaro (que no quieren TPP) y la extrema derecha europea. Hasta parece ser que ese es un objetivo político oculto para algunos, también acá.
Primero que todo, vale recordar que en el mundo existe la política cotidiana electoral, pero que las cosas importantes se deciden en la alta política, con injerencia  tras bambalinas  de los poderes financieros que tiene un poder impresionante. Es cosa de recordar que cada vez que por su irresponsabilidad se produce una crisis financiera, esta se soluciona metiéndole la mano al bolsillo al Estado y  al ciudadano común.  Para entender este poder vale conocer los siguientes antecedentes (de  http://money.visualcapitalist.com):  En el mundo existen 100 millares de dólares en plata metal, entre las mayores empresas mundiales, Microsoft, Google, Aple, juntan 19,2 millares, los cincuenta principales millonarios tienen a su haber 19 millares de US$, en la FED (banco central de EEUU de NA)  hay 45 millares, en dinero efectivo circulando en todo el mundo hay 368 millares, en acciones en empresas hay 748 millares, en deudas existen 2.150 millares. Y, en derivados e instrumentos financieros ¡hay 12.095 millares! Con esa suma se puede comprar 12 veces todo lo que hay sobre el planeta, o sea es un valor irreal. Pero no para los catorce bancos que inventaron y concentran esos fondos con los cuales pueden hacer de todo. Y por cierto, controlar todo.
Y para entender el modus operandis de ese sistema, vale conocer lo que paso con la crisis económica de Grecia. Cuando la Alemania nazi invadió Grecia durante la 2ª Guerra Mundial, aparte de daños por crímenes de guerra que ese país está cobrando actualmente, contrajo un importante crédito a ser pagado al finalizar la guerra. Cuando finalizó esa guerra había dos alemanias que negociaron  con los Aliados condiciones financieras favorables y cuando finalmente se volvieron a unificar, los banqueros se encargaron de que en el tratado consecuente ( titulado “4 + 2”) no se mencionase el fin de la guerra y con eso las obligaciones de pagar la deuda a Grecia. Cuando Grecia, hace algunos años,  pidió ser parte de la Comunidad Económica Europea, Alemania y otros países se opusieron porque no cumplía las condiciones económicas.  De repente y milagrosamente Grecia logro “juntar” la suma que la CEE le exigía, con lo que logro acceder  a la comunidad. ¿Qué había pasado? El banco Goldman Sachs les había “inyectado” la suma en una jugada maestra para desestabilizar el Euro. Y cuando esa desestabilización ocurrió, la CEE, le puso unas terribles condiciones de  ajuste a Grecia, las que a su vez llevaron a una debacle social y la sublevación del pueblo griego (¿se acuerdan de las noticias de hace unos años?). Esa crisis aún perdura. Mientras,  Alemania y Francia, los socios mas pudientes de la CEE se jactaban de estar entregando ayuda a Grecia, ayuda de la cual solo llegó a destino  10%, el resto se lo tragaron los bancos. Por cierto, en ese periodo los medios de comunicación alemanes se encargaron de pintar una película de que los sufridos trabajadores alemanes eran los que pagaban la cuenta a los irresponsables y flojos griegos.
Y finalmente, una historia financiera nacional, la de las AFP:  Estas controlaban hace poco 112 billones de pesos, eso es 171.089 millones de dólares, lo cual supera largamente los fondos de los millonarios nacionales como los Luksic y constituye el 71% del PIB nacional. Este tremendo capital les da gran poder, incluso político; no olvidar lo sucedido con el grupo Penta y como aparecen personalidades políticas en sus directorios. También está la denuncia del New York Times,” de que la gente debe seguir trabajando después de jubilarse, mientras los controladores obtienen enormes ganancias para si mismos”. De hecho es el sector mas rentable de la economía nacional. Y la última noticia, es que duplican sus ganancias en el 1er trimestre de este año con ingresos que superan los 300 millones de dólares. De las seis AFPs existentes, cuatro se han vuelto transnacionales, una de ellas incluso no se sabe bien quien la controla. De los fondos que controlan, un 44% está invertido en el extranjero (US$ 58.529.809), 9,3% en sociedades anónimas nacionales (Cencosud, LAN, Colbún, Copec, CMPC Falabella  y Enersis, AES Gener y Banco de Santander, que en realidad son transnacionales), lo demás  está en fondos del Estado y el sistema financiero (bancos).  Así es como con nuestros fondos de pensiones puestos en el extranjero, mientras nuestros  políticos claman por inversión extranjera, le ayudamos a la Bayer, Petrobras, Samsung, Coca Cola, Itau, America Mobil, China Mobil y Proctor & Gamble ¿para que vengan a invertir acá?.  Por cierto esos cuantiosos fondos podrían servir para invertir y mover la economía nacional y ofrecer más y mejores empleos y pensiones a los chilenos. La verdad es que parece increíble que algo así suceda ante nuestras propias narices y nadie haga nada por cambiarlo. ¡Lo que hace el poder del dinero!




Publicar un Comentario