AGUA, TURBERAS Y ENERGÍA

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Esta columna ya parece poco de opinión y mucho de información, pero que le vamos a hacer. ¡Es lo que hace falta!
La semana pasada reclamamos que se había derogado el Decreto 25 de Agricultura, cosa que no ha sucedido. Lo que sí ocurrió, fue que se postergo un año su entrada en vigencia  a agosto del año pasado y que en ese año el decreto fue modificado. Una modificación que nunca se informó a la opinión pública y que en lo central afecta a la reproducción y regeneración del  musgo Spagnum, el que según investigaciones científicas crece un milímetro al año y la turbera, su ecosistema, del que pretenden separarlo, toma 10 mil a 15 mil años en formarse. O sea, estamos hablando sobre intervención in-sustentable en “recursos” no renovables. El decreto se publicó en agosto pasado y con cinco meses de facilidad  depredadora al fin entra a regir en febrero  próximo.
La semana pasada también, ocurrió la famosa votación “democrática” en que 12 senadores resultaron ser mas que 24 para evitar que el agua sea constitucionalmente un bien público. Eso, porque si bien aparece con ese status en el Código de Agua, en la Constitución prima el derecho a propiedad sobre ella, esos derechos que el estado entrega gratuitos y de ahí se transforman en el “mercado del agua”, un bien que en buena parte del país es sumamente escaso y por algo hay una amplia zona declarada en crisis hídrica. Para remate, de los 12 senadores esos, varios tienen intereses involucrados, por lo que debieron inhabilitarse a votar. Y cuando el senador Sandoval  arguye que el agua bien público le costara plata al fisco (¡vaya a saber porque!), es el más claro ejemplo de que ahora no es bien público y tiene alto costo en el mercado.  En todo caso esto es un claro ejemplo del porque se requiere una nueva Constitución.
También hubo esa semana un interesante taller organizado por el Consejo Regional sobre el sistema eléctrico mediano de Aysén,  del  cual nos llamó la atención que el objetivo oficial de la tarifa eléctrica sea darle seguridad a la empresa, que  en la práctica no existe participación ciudadana, que hay un virtual monopolio, y que a pesar que cuesta un mundo y hay escasa información técnica disponible, sí existe la posibilidad de meterse al sistema. En esto hay una sola empresa que lo ha logrado, Energía de la Patagonia Aysén SpA la que está construyendo la central hidroeléctrica de paso “San Víctor” (sector Viviana), de 3 MW, lo que equivale a 15% del Sistema Aysén y que entraría en servicio en agosto 2021. Para entrar al sistema cerrado es necesario presentarse al proceso de fijación de tarifas entre Edelaysén- SAESA, con la Comisión Nacional de Energía, lo que ocurre cada cuatro años. En ese proceso se coordina la operación y se fija el precio que se le paga por la energía entregada a este nuevo participante.  Por otra parte,  tanto Energía de la Patagonia como Edelaysén presentaron propuestas para bajar los precios de la electricidad y por lo visto es por el lado del gobierno donde no avanza el tema hacia descontaminar  la matriz.
Al final de ese taller tuvimos una interesante conversación con el gerente de Edelaysén,  el  que había reclamado la falta de demanda eléctrica, a lo que  le criticamos de que con un alto precio es difícil que aumente ésta y que ese alto precio se debe a la generación con diesel  y la existencia de líneas de transmisión antieconómicas por cientos de kilómetros, incluso cruzando parques nacionales, en vez de generar más cerca de la demanda. A lo que en esa conversación respondió que precisamente la central Los Maquis tiene ese objetivo. Además, aseguró que esa central respetará el caudal de las hermosas cascadas del lugar y que se mejorará el acceso a ellas de forma respetuosa al ecosistema, lo cual nos alegra mucho. Y a propósito de la sensibilidad por cuidar las cualidades ambientales regionales, no estaría mal que las empresas eléctricas se ocupen de transparentar sus proyectos. En el caso de la Central San Víctor hay mucho rumor circulando “de la represa que se construye ahí”, lo cual nos hace estar dando explicaciones a nosotros, cuando debiera ser la empresa a cargo. De hecho, varios de los consejeros regionales no sabían del proyecto, ni su ubicación.



Publicar un Comentario