El PATAGON JOURNAL Y LA EMERGENCIA CLIMÁTICA

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

La última edición “de verano” del Patagon Journal viene dedicada a la emergencia climática y se titula “El Tiempo se está Acabando”.
Esta “Revista de la Patagonia” que ya lleva varios años de existencia, está dedicada  a la naturaleza, ambiente, cultura, viajes, vida al aire libre, y se publica en español e inglés con un excelente diseño y calidad de fotografías, en papel ecológico y sustentable. Nos consta que a su creador y director ejecutivo, Jimmy Langman le ha costado mantenerla a flote y hasta le ha afectado la salud. Si sacar una revista en el Chile actual ya es toda una aventura, editar una patagónica no deja de ser un tremendo desafío. Su público objetivo en buena parte son los visitantes y amantes de este territorio, deportistas al aire libre y pescadores con mosca nacionales y “gringos” e indudablemente la revista es una buena vía para darnos a conocer en el extranjero.
Como si fuera poco, el año pasado Patagon Journal organizo en Santiago un seminario de científicos y activistas para conversar sobre las amenazas y desafíos de la Patagonia chilena. Una conclusión de ese seminario fue que “el desafío para la Patagonia va a ser mucho mayor porque sus ecosistemas son mucho más frágiles que en otras regiones”. La idea es replicar este seminario, acá, en la Patagonia.
Conocimos a Jimmy, un movido periodista californiano (corresponsal de medios de ahí), avecindado en Puerto Varas (desde más o menos aquel tiempo por ahí insisten en hacer crecer la Patagonia hasta esas latitudes), en los comienzos de la campaña Patagonia sin Represas y desde entonces ha sido un aliado de las causas patagónicas. Por nuestra parte, hemos estado intentando colaborar con esta revista amiga.
Este Patagon Journal dedicado a la emergencia climática no nos ha dejado de sorprender, con artículos sobre “Clima de desigualdad”, “Científicos abordan el Cambio climático en la Patagonia”, entrevista a Bill McKibben: “Haciendo sonar la alarma sobre cambio climático”,  “Conservando la Antártida y el Océano Austral”, Cambio Climático global y acuicultura local” y “Científicos mundiales alertan sobre una emergencia climática”. Este último, debe ser el mejor resumen que hayamos leído sobre la declaración de 13.273 científicos de 156 países advirtiendo sobre la amenaza catastrófica que enfrenta la humanidad y el planeta, a pesar de cuarenta años de negociaciones mundiales para evitarla. Pero, más que la conocida advertencia, es la primera vez que vemos toda una lista de sugerencias y vías de solución que  retransmitimos aquí:
Energía: implementar masivamente eficiencia y conservación energética, reemplazar combustibles fósiles con energías renovables bajas en carbono. Dejar remanentes de combustibles fósiles bajo tierra. Uso de esquemas e impuestos para aumentar precios del carbono y uso de combustibles fósiles. Contaminantes de corta duración: reducir emisiones, incluido el metano, el carbono negro (hollín) y los hidrofluorocarbonos.  Naturaleza: proteger y restaurar los ecosistemas de la Tierra, fitoplancton, arrecifes de coral, bosques, estepas, praderas, humedales, turberas, suelos, manglares, praderas marinas, que contribuyen al secuestro de CO2. Reforestar a gran escala donde sea apropiado. Con esto se podría cumplir con el Acuerdo COP 24 de París. Comida: priorizar los alimentos vegetales, reduciendo la producción de animales. Reducir la cantidad de desperdicio de alimentos. Economía: reducir la extracción de materias primas y sobreexplotación de ecosistemas, para mantener la sostenibilidad de la biósfera. Pasar del crecimiento del PIB y búsqueda de riqueza, hacia el apoyo al ecosistema y el bienestar humano priorizando necesidades básicas y reduciendo la desigualdad. Población: estabilizarla e idealmente reducirla gradualmente con políticas que garanticen la integridad social, tales como incluir la educación primaria y secundaria como norma global.
Y nos gustaron estas sugerencias provenientes de quienes saben sobre estas materias, porque poco sacamos con solo advertir y asustar, lo cual suele paralizar, sin dar vías de escape y proponer acciones ¡Manos a la obra!

Publicar un Comentario