DIA DEL AMBIENTE, NUEVO PARADIGMA Y DIA DE LOS OCEANOS

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

El 5 de junio se conmemora el Dia Mundial del Ambiente, y decimos conmemora porque no es mucho lo que hay para celebrar. A nivel nacional el lema que teníamos en la Sociedad Civil por la Acción Climática para este día era “la salud del planeta también es nuestra salud”, sobre lo que ya veníamos escribiendo desde hace semanas. ¡Todos los días son para cuidar el ambiente, respetar a la Madre Tierra! ¡Por ende, también a nosotros mismos parte de este todo! Y en esto insistimos en que como región tenemos todo para ser un modelo de reserva de vida, un ejemplo para el país y el mundo. Recordamos a ustedes que la propuesta Aisén Reserva de Vida, su historia y su defensa esta publicada digital y con fotografías en colores en:  libros.uchile.cl/1045.
Mientras estábamos en lo del día del ambiente nos llegó una hermosa visión de nuevo paradigma que pensamos viene muy bien a la propuesta Aisén Reserva de Vida. Paradigma, es un concepto que aprendimos hace años de Pablo Huneus y que significa, ejemplo, modelo, expresión del modo que en un determinado momento tiene la sociedad de enfrentar y solucionar los problemas. O, conjunto de prácticas que determinan el actuar social.
Y este cambio de paradigma proveniente de Honest Strategy que recibimos de Ayllu Psicoterapias, propone pasar de: tener a ser, desde el yo- competividad al nosotros - ganar, ganar, ganar, de jefes a líderes, de jerarquía a redarquía, del corto plazo al largo plazo, de que lo importante son los resultados a que tan importante es el camino, de la rutina lógica a la creatividad e intuición, de centrarse en productos a centrarse en personas, del control supervisor a la confianza de facilitador, de lo reactivo – culpa-victimismo a lo proactivo y responsabilidad, de la inconciencia e ignorancia  a la conciencia y sabiduría, de la escasez a la abundancia, del materialismo al holismo y espiritualidad, del sin propósito ni sentido  al con propósito y sentido.
Y el 8 de junio se conmemora el Día Mundial de los Océanos. También hemos estado ocupados en temas oceánicos sin necesidad de día ex profeso. Entre éstos estaba la autorización por parte de la Subsecretaria de Pesca para hacer harina de pescado con descarte de redes de arrastre y que debiera utilizarse para alimento humano. Aparte que ese arte de pesca es obsoleto. A causa de la denuncia, la Subsecretaria hecho pie atrás. Y vemos este 8 de junio como pescadores protestan por defender sus derechos ante la apropiación del mar por las grandes empresas y como Oceana recurre al Tribunal Ambiental a causa de la entrega a la industria de cuota de merluza austral que ya esta sobreexplotada. Esta es una vieja práctica, esa de entregar cuota de investigación cada vez que alguien patalea. Total no hay que conseguir fondos fiscales, ni siquiera visto bueno de la Contraloría. 
Según la Heinrich Böll Stiftung y Future Ocean, en Atlas de los Océanos, 2017, algunas lecciones sobre los océanos y el mundo son: 1.Los océanos son fuente de vida y sustento para una creciente población mundial. 2.9 millones de personas obtienen del pescado 20% de sus necesidades proteínicas. El clima del planeta esta profundamente influido por la interacción ente la atmosfera y el océano. Sin los océanos no sobreviviremos. 2. Los océanos se encuentran bajo creciente estrés por varios factores: ¡enfrentamos una crisis oceánica! 3. Los océanos cubren 71% del planeta y sufren a causa del cambio climático: acidificación, calentamiento y elevación del nivel del mar que puede llegar a un metro a fines de este siglo. 4. Sacamos más de lo que los océanos pueden dar, sobreexplotándolos. 90% de las pesquerías están al máximo de extracción o sobreexplotadas. La pérdida de biodiversidad subsecuente es grave. 5. Usamos los océanos como basurero: Reciben mucho mas de lo que pueden procesar; gases efecto invernadero, estiércol y fertilizantes, plástico, hidrocarburos, entre otros. El resultado es la destrucción de ecosistemas marinos. 6. Nuestro vínculo y efectos sobre el océano suele ser invisible: lo que comemos, usamos para cepillarnos los dientes, hacia donde viajamos, la ropa que vestimos; todo tiene efecto en los océanos. 7. ¡La industrialización de los océanos apenas comienza! La demanda de recursos y energía desde las profundidades marinas es enorme y seguirá creciendo. 8. Aún quedan por descubrir o explorar muchos de los secretos de las profundidades marinas. La minería podría destruir ecosistemas completos, incluso antes de conocerlos. 9. Puede haber suficiente para todos; un enfoque sostenible y justo en la administración de los recursos oceánicos es posible. Los prerrequisitos son el consumo consciente, la justa distribución y una administración inteligente de la pesca. 10. De continuar así, muchas poblaciones perderán su sustento. Los más pobres serán los más afectados y la emigración se convertirá en su última posibilidad. 11. Aunque los océanos están en todo el mundo, no existe una autoridad internacional responsable de su protección. El resultado son jurisdicciones fragmentadas, legislación inadecuada y vacíos jurídicos. 12. No obstante, desde la Conferencia de la ONU sobre los Océanos de 2017, la comunidad internacional comenzó a desarrollar esfuerzos para proteger los océanos.

Publicar un Comentario