HUERTOS: ÁREA VERDE Y RESPIRADOR ANTE LAS CRISIS

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Buena acogida y algo de controversia produjo nuestra columna anterior sobre crisis, permacultura y huertos. Eso en redes sociales, porque cuesta saber que pasa con los lectores del diario que ahora se limitan a su versión digital. En esos días también mostramos algunos resultados en la práctica, en vista de los comentarios de los negativos e incrédulos que parece nunca faltan en esas redes sociales.
En todo caso, a estas alturas hay harta bibliografía, estudios y experiencias sobre permacultura, huertos orgánicos o huertos integrados y otros afines, como la labranza cero del gran Manasobu Fukuoka. ¡Solo hay que buscarla! Hace décadas cuando nos iniciamos en estas lides costaba encontrar algo, lo que solía estar en inglés. Y a estas alturas seguro hay también múltiples estudios científicos sobre estos temas para quienes les haga falta eso. Y evidentemente también las hay demostrando como la agricultura industrial, química, transgénica destruye la biodiversidad, suelos, salud y empleos.
El otro problema planteado, el del espacio, nos lleva a ahondar en este tema en el caso de las huertas urbanas. Si bien es cierto que en una “vivienda social” (que mas bien resultan ser anti sociales), cada vez hay menos espacio como para usos de vivienda, quedando solo la casa o departamento, difícil o imposible de ampliar y para tener leñera o secar ropa al exterior, igual algo se puede tener en maceteros. Si podemos tener plantitas hermosas y flores para alimentar el alma ¡también podemos tener para alimentar el cuerpo! De hecho, hemos visto lindos tomates cultivados en maceteros dentro de la casa. Lo otro y más importante aún, es dejarle en claro al MINVU la diferencia entre casa y vivienda y que tener a la gente hacinada trae consigo patologías físicas y sociales. Entre ellas el contagio de virus. Hace poco vimos la critica y propuesta del premiado colega arquitecto Alejandro Aravena sobre esto. Y no es el primero, hace años M. Max Neef se dedicó a demostrar en una Bienal de Arquitectura que las “viviendas sociales” no lo eran y que a la postre le salían mas caras al Estado que hacer bien las cosas desde el principio, evitando externalizar costos. Ahora, también podríamos tener los huertos fuera de la propiedad privada, en espacios públicos. Últimamente se han puesto en boga los huertos urbanos en retazos de algún parque o terreno público. Recordamos haber visto uno cerquita de Washington DC (en Arlington) bajo unos edificios de alta densidad habitacional y también en el parque San Borja, al lado de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la U. de Chile, en el centro de Santiago. A tanto que David Korten los pone de ejemplo de contracultura ante “Cuando las transnacionales gobiernan el mundo”. ¿La gran novedad? No. Los alemanes, suponemos a consecuencia de las guerras, inventaron los “Schrebergarten” (huerto familiar) que cumplían funciones múltiples, de área verde, de recreación y en época de crisis para cultivar alimento. En el Plan Regulador respectivo aparecen como área verde, en lugares como orillas de vías de ferrocarril, donde por el ruido era complicado poner otro uso. En todo caso, las ciudades alemanas suelen ser de alta densidad por lo cual existe una amplia superficie de parques públicos y estos huerto-jardines que el municipio entrega en concesión. Es más, como los jardines, cada vez menos huerto, ya no se utilizan para cultivo, los municipios han tenido que reglamentar para que mantengan su objetivo y evitar aparezcan ahí viviendas definitivas. Y como el sistema es exitoso, parece han aparecido también los pequeños jardines de arriendo particular.
Entonces, gestionar huertos urbanos / jardines  y que cumplan varias funciones podría ser buena respuesta y solución ante la crisis económica y nutrición que ya asoma y de paso aumentar la superficie de área verde como respiradero ante el humo de ciudades y poblados. Para eso se puede incluir ahí arbolado. Así enfrentamos además otra de las crisis y solucionamos varios problemas al mismo tiempo cumpliendo una de las leyes de la naturaleza.

Publicar un Comentario