DE LA ACTUALIDAD ARBORÍCOLA Y MARINA DE AISÉN

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

En los últimos tiempos nos hemos estado dedicando al mar de Aisén y también algo a los árboles, bosque  y áreas verdes. Ambos temas de primera importancia mundial y regional. En ambos casos por cierto no nos quedamos en las quejas, sino que tratamos de aportar información para una mayor cultura ambiental y comprensión del problema, hemos estado entrevistando especialistas y hemos hecho denuncias a la institucionalidad. En todo esto a veces los resultados de corto plazo son un tanto frustrantes. Aunque ya estamos acostumbrados a no pretender peras del olmo.

En cuanto al tema árboles, esos sobre los que hay acuerdo mundial de su urgente necesidad ante el calentamiento global, estuvimos reclamando el corte del pino patrimonial de la plaza de Coyhaique, lo cual levanto bastante polémica, mientras el SERVIU explicaba que era para mejorar la accesibilidad. Sin embargo, hay otro árbol (exótico) en el mismo acceso, que lo mas bien sigue ahí. O sea, lo que querían hace rato era sacar ese pino y no sabemos cuál será la idea de mentirnos.  Hace meses veníamos recibiendo denuncias por todo un bosque transformado en leña en el sector Noreste del Lago Pollux; finalmente al saber el lugar pudimos trasladar esa denuncia a CONAF, de donde nos respondieron que poco menos nosotros les hagamos el trabajo de fiscalización, cuando la desaparición de ese bosque se aprecia hasta en fotos satélite, que las deben tener al igual que si hay planes de manejo. También denunciamos a la Contraloría la usurpación del área verde ubicada en Victoria con Oriente - Poniente (esquina Norponiente) de Coyhaique; este organismo traslado la denuncia al MINVU y Dirección de Obras Municipales. La segunda respondió que efectivamente ahí hay y debiera respetarse el área verde y que se lo comunicarían al ocupante, por lo que la Contraloría se inhabilito. Sin embargo, pasadas varias semanas, el área verde sigue igual de ocupada. Vale recordar que ahí cerca, años atrás, la ciudad perdió 2.000 m2 de área verde desafectadas para el negocio inmobiliario y luego pasaron casi tres años para que la Contraloría nos diera la razón de que efectivamente se había construido sobre el área verde remanente ubicada en Alfonso Serrano con Oriente Poniente (esquina Norponiente) . Sin embargo, esa área verde no fue recuperada y ni siquiera hubo sumario o responsables de tamaño error y robo a la calidad de vida urbana en una ciudad récord americano de humo y con bajísimo índice de m2 de área verde por habitante. Y por desgracia esto no es excepción, cuando relaté estos hechos a amigos, me contaron que en su barrio, allá por la calle Brasil (Coyhaique), también hay dos áreas verdes ”tomadas” por los vecinos. ¿Existe algún servicio público que fiscalice y evite estos robos? Años atrás, trabajando en el MINVU y con ayuda de la Contraloría, nos tocó sacar la Copec que ocupaba gratis el área verde donde hoy se encuentra el Parque Mahuida de Pto. Aisén. O sea ¡si se quiere, se puede!    

En cuanto al tema marino, como ya hemos escrito anteriormente, en marzo le pedimos a la Superintendencia de Medio Ambiente saber que paso con lo comprometido en el 2019 respecto a fiscalización de basurales de salmoneras. Mientras comenzaba la época de mareas rojas y café, la Superintendencia nos respondió “de taquito” que las acciones del 2019 le correspondían a SERNAPESCA. ¡Por lo tanto, le estamos enviando carta a ese servicio también! De ahí en adelante estuvimos mas de un mes entrevistando especialistas para tratar de comprender e informar sobre esta nueva marea de atentados al mar patagonico. En eso también estuvimos viendo la charla de especialistas marinas del CIEP del jueves pasado, que como ya sabemos operan en el sector del fiordo Puyuhuapi. Si bien la Ing. Pesquero Dra. en Oceanografía Paulina Montero y la Geofísica Carolina Medel dieron a conocer información muy interesante, echamos de menos la conexión -aterrizaje con la realidad regional.  Si sabemos que en los fiordos el recambio de aguas es lento y por ende son pobres en oxígeno, está más o menos claro que no tienen o tienen poca capacidad de carga extra, como aquella de las salmoneras. Si a eso añadimos que el fiordo Aisén esta saturado hace rato, la actual marea café en el fiordo Puyuhuapi y Jacaf, que en el fiordo Cupquelán también estaban con problemas de falta de oxígeno y que en esos fiordos, inclusive el Santuario de la Naturaleza de Quitralco, abundan los casos de centros anaeróbicos, es porque algo pasa. Luego, nos llamó la atención que la Dra. Montero dijese que no ha observado cambios en el fiordo Puyuhuapi en los años que lleva operando ahí. ¿Y la marea café no le dice nada? ¿Y la desaparición de mariscos que denuncian los lugareños, no le dice nada? ¿Y no ha visto basuras, ni sedimentos, ni borra, ni salmones escapados (que nos consta existen)?  Finalmente, la Dra. Montero dejo en claro que ellos los científicos son reactivos y llegaban a analizar lo que pasaba (después de). ¿Y no cree que podría haber acciones científicas preventivas y precautivas? ¿O que el CIEP podría liderar un cambio de proceder en el mar de Aisén?

De hecho, justo en esos días estuvimos revisando nuestros apuntes del seminario “Lineamientos para la determinación de Capacidad de Carga en Fiordos y Canales del Sur de Chile” organizado, entre otros, por el CIEP y en el cual su Director Ejecutivo  Dr. en Oceanografía, Giovanni Daneri, concluyo en que “cuidar el medio ambiente es el principal desafío” y que para el manejo se debe conocer la capacidad de carga, anunciando además ,de que se iba a hacer un estudio de capacidad de carga en algunos fiordos. ¡Eso fue en octubre de 2017! En ese seminario era casi un clamor la urgencia en aplicar enfoque precautorio (como en Noruega) y la necesidad de congelar emisiones y de respetar la función de las áreas protegidas manteniéndolas intocadas. Nos da la impresión que los científicos cómodamente reactivos son como del pasado, al menos de antes de la emergencia ambiental y de extinción de biodiversidad actuales cuando la ética les obliga hoy a un rol mas activo. ¡Y también de antes de la debacle salmonera en el mar de Aisén, en lo regional! De hecho, recordamos como el Dr. Rer. Nat. Carlos Viviani (qepd) intentaba solito, antes de la existencia del poderoso  CIEP, en mantener sin salmoneras áreas marinas valiosas para la vida y ciencia del litoral aisenino, sin esperar a reaccionar tras el desastre cuando ya es tarde. ¡Al menos lo intentó!

Publicar un Comentario