REVOLUCION ENERGETICA Y EMERGENCIA CLIMÁTICA

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Hace unos días nos encontramos con la publicación de cuatro noticias que hasta hace poco habrían sido increíbles. Incluso hoy, Hope (de donde las rescatamos) las califica de alucinantes ¡Y al fin hay buenas noticias!

La primera es que la AIE, Agencia Internacional de Energía, pide que ya no se exploren nuevos yacimientos de petróleo, carbón y gas, provocando un terremoto sin precedentes, ya que solía estar apoyando a ese sector energético. Asimismo, presenta una hoja de ruta para la transición energética, para así cumplir los acuerdos de la cumbre climática de París. Lo anterior, se interpreta como el fin de los combustibles causantes de buena parte de los gases de efecto invernadero. Y esta noticia por cierto que causa efectos.

Uno de esos efectos, es la segunda noticia, y esta es que un juzgado de La Halla dictaminó que la multinacional petrolera Shell deberá reducir sus emisiones en 45% para el 2030, para llegar a cumplir los acuerdos climáticos de París. Con esta sentencia, por primera vez, se hace responsable a una de las principales multinacionales contaminadoras globales, que con su actual comportamiento trasgrede derechos humanos de las actuales y futuras generaciones. Es una sentencia con alto impacto en el cambio climático y sienta un precedente para los demás tribunales.

La tercera, es que, los accionistas de otra de las grandes multinacionales, la Exxon, se rebelaron, consiguiendo lugares en el directorio y lograron redirigir los esfuerzos de esa multinacional hacia las energías renovables y reducir emisiones. La cuarta, es que, en otra petrolera multinacional, la Chevron, ocurrió lo mismo, sentando precedentes para las demás mega-contaminadoras mundiales, que están captando que se les acabo la cuerda o al fin están entendiendo las demandas mundiales ante la emergencia climática.

Estas noticias, aparte de lo positivas, al fin ponen algo de luz en que  hay algún avance hacia reducir emisiones. Porque evidentemente nosotros, simples ciudadanos de país tercermundista que contribuimos poquísimo a los gases, podemos hacer todos los esfuerzos para reducir nuestras emisiones, lo cuál si bien contribuye a la causa y nos mantiene la conciencia tranquila, no sirve mucho si los grandes contaminadores siguen intocables haciendo de las suyas. De ahí la importancia. Y además, muestra que la ciudadanía y simples personas también pueden incidir al presentar demandas judiciales y como accionistas minoritarios. Vale agregar que estas cosas no ocurren de un día para el otro, sino que son el resultado de años de trabajo y de probar, de poner el tema en el tapete, de manifestaciones multitudinarias, de investigaciones científicas de respaldo, de acuerdos internacionales, de voluntades de millones de habitantes de este planeta. De hecho, cuando estuvimos en Canadá y EEUU de NA al principio de los 2000, ya se percibían cambios sustanciales, como el poder de las ONGs y ciudadanía en estos temas, la banca ética y la incidencia de los accionistas conscientes en las empresas. Vale recordar que en aquel entonces estuvimos en la junta de accionistas de Noranda, haciéndoles ver lo negativo de su proyecto Alumysa en Aisén.

En el ámbito energético nacional, de las renovables, esta de moda el desarrollo de la producción de hidrógeno verde (de la mano de transnacionales, en lo cual será bueno ver dónde quedan los intereses locales y nacionales) y la inauguración de la Central termosolar  Cerro Dominador en el desierto de Atacama que generaría 210 MW (también propiedad transnacional ). O sea, los cambios vienen desde fuera buscando oportunidades locales, las cuales son inmensas. ¿Y que hay de los cambios culturales y políticas propias y en beneficio propio?

En cuanto a cambiar el modelo energético y acciones para enfrentar la emergencia climática, habría que ver las propuestas que trae consigo el terremoto político, la nueva constitución y las próximas candidaturas presidenciales y de parlamentarios. Y en el balotaje de gobernadores, vimos con simpatía la sintomática elección de la arquitecto, permacultora, ecologista independiente , Krist Naranjo, en Coquimbo.

Sin lugar a dudas, la emergencia ambiental nos exigirá tomar importantes decisiones y tener posición nacional y regional. En todo caso, si bien las tecnosoluciones a gran escala ayudan a bajar los GEI, esas soluciones no necesariamente son sustentables en lo económico y social. Por nuestra parte, tras casi tres años participando en la confección de una política energética regional para Aisén, también levantamos nuestra propia propuesta para Aisén Reserva de Vida; la de incentivar el ahorro y eficiencia energética  y busca democratizar -autogenerar  y regionalizar las energías renovables no convencionales siempre con respeto a nuestro ambiente (ver en www.aisenreservadevida.cl).

Publicar un Comentario