BOSQUES DEL LITORAL Y SU IMPORTANCIA

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Era el año 1994 y estábamos anclados con la Petrel en Puerto Cuptana mirando con los profes ingenieros forestales de la UACH hacia la isla. Esta se veía mas bien pelada y el profe forestal aventuro en pensar que siempre había sido así, pero en una segunda mirada resultó que lo pelado era pomponal, ese que la naturaleza usa de protección del suelo al comienzo de una sucesión ecológica en zona húmeda. En este caso, tras una regresión por incendio. La isla Cuptana es una de las decenas de islas quemadas en el litoral norte de Aisén. Ya el comandante  E.Simpson a fines del 1800 relata sobre esos incendios que hacían las cuadrillas cipreseras para facilitar su explotación. Eso, porque el bosque o mas bien selva del litoral, es temible por lo intrincado e inaccesible, cosa que ya había experimentado personalmente en Tortel, recorriendo la construcción del Camino Austral y escalando cerros en el Yelcho. Esa selva es el terror de los montañistas del litoral. ¡Temible y también hermosísima! Y si es así es por algo, la naturaleza sabe lo que hace y en este caso, tras miles de años de sucesión, llegó a la protección perfecta del suelo ante las interminables y copiosas lluvias que superan los 3000 mm anuales. Sin olvidar el viento, que cuando arrecia arrasa con todo. Y ahora estábamos ahí con varios especialistas de la UACH en el segundo viaje por el litoral norte, un largo trayecto de alrededor de una semana mirando la selva y cascadas de las orillas de canales y fiordos, visitando campamentos y discurriendo donde y como se podría instalar centros poblados estables en un estudio para el MINVU.  Vale recordar además, que no mucho antes había estado trabajando en el MINVU como jefe del Dpto. de Desarrollo Urbano, cuando el Intendente  Héctor Morales se molesto conmigo considerándome desleal al hacer público que Puerto Gaviota estaba en el Parque Nacional Isla Magdalena, mientras un colega, sin yo saberlo, estaba haciendo el loteo. Y que Gaviota estaba en el parque lo descubrí yo, mientras Conaf la administradora de él se hacia la desentendida y hasta hoy lo hace al no cumplir su rol ahi.  La cuestión es que me pidieron renunciar a mi cargo de confianza, lo que se juntó con una oportunidad de irme del MINVU. La verdad es que me hicieron un favor, y cuando sobrevolamos años después Gaviota apreciamos como las marabuntas se van comiendo el bosque del parque nacional, mientras el asentamiento languidece por las mismas razones que habíamos explicado en el estudio de la UACH.

La historia anterior paso por mi mente y espíritu mientras miraba el jueves pasado la presentación de un estudio sobre bosques del litoral del INFOR. Los bosques de mayor volumen del país y que definitivamente son de protección.

La segunda imagen que se me vino a la cabeza, con dolor de mi alma, fue la de la Isla Level quemada en febrero de 1998, en incendios que sumaron 30.000 Has. con aquel de la Isla Ascención.  Vale recordar que esto es en plena Reserva Nacional o Forestal Las Guaitecas. A tanto, que lo denunció un piloto desde un vuelo Ladeco en la isla Isaza y Conaf recién lo fue a constatar semanas después de que la lluvia lo había apagado. Unos meses mas tarde, hicimos un sobrevuelo con Greenpeace constatando el magno cementerio de árboles clamando al cielo. Ese incendio a la larga resulto ser histórico y aparece hoy en los datos del ministerio del Medio Ambiente como la mayor pérdida de bosque secuestrador de carbono de la región. Por otra parte, aparece también en “La Tragedia del Bosque Chileno” (Defensores del Bosque Chileno, 1998) con una cifra preliminar de 18 mil Has quemadas.  Aquí vale recordar que la Región de Aisén cuenta con 4.398.745 Has. de bosque (57,6% adulto, 10,5% renoval, 5,6% adulto y renoval y 23,3% achaparrado. ¡Esta superficie es más de la mitad del bosque que hay en todo el país! El tipo forestal predominante es el siempreverde (que también predomina en el litoral) con 43,2%, seguido por lenga con 31,8%, Coigüe de Magallanes 21,4% y ciprés 3,6%.  Vale agregar que en la región además existen 32.017 Has. de plantaciones exóticas de pinos. Y claro, entre los incendios que ve Simpson y aquel de la Isla Level, hubo hartos mas por ahí, también causados por los cipreseros, descuidos de los pescadores y tal vez alguien tratando de despejar campo. Y evidentemente los grandes incendios continentales de los años 40 a 50 no fueron los primeros, ni únicos, como piensan algunos. Y la verdad es que hay harto desconocimiento de lo que es y pasa en el litoral por la gran mayoría de los aiseninos. 

Si bien la región aporta con gases efecto invernadero al inventario nacional y que serían relativamente fácil de reducir, mucho mas importante y definitivamente crucial , es su aporte en retención y absorción de esos gases mediante bosque, turberas (1450 Has. con 600 millones de tons. de carbono) y algas marinas. Una importancia que fue descubierta hace poco; antes esos bosques y turberas eran prácticamente considerados inútiles.  Nos parece que debemos enorgullecernos de esos bosques y turberas y convertirnos en sus guardianes y hacer lo posible en mantenerlos y aumentarlos.  Es más, la región debiera resaltar ante el país su rol de salvadora climática y reserva de vida y hacer sentir su importancia nacional en eso.

 

 

Publicar un Comentario