LAS ZONAS DE SACRIFICIO URBANAS (caso de Coyhaique)

Peter Hartmann, Director CODEFF Aisén, Presidente Agrupación Aisén Reserva de Vida.

Lo grande se aprecia en lo pequeño, dicen, y que , mas que tratar de arreglar lo que no tienes como, es mejor dedicarse a lo que tienes a mano. Esos son el motivo por el cual inevitablemente nos dedicamos de vez en cuando a nuestro hogar intermedio, o sea, el poblado donde habitamos. En este caso hemos seguido el acontecer de nuestro barrio y donde pasan cosas, la cruda realidad cultural, que sin duda son una muestra de lo que ocurre en el resto de la ciudad (Coyhaique en este caso) y en el país.

Hace años venimos siguiendo lo que ocurre en el sector del ex Callejón Las Quintas, hoy Circunvalación Oriente Poniente, Alfonso Serrano, Divisadero y Victoria (que se supone cumple con rol de circunvalación Norte Sur).  Una manzana que fue en buena parte reforestada en los años 70 por Conaf a causa de haber sido afectada por los aluviones desde las quebradas Mackay y Los Saltos. Debe haber quienes aun recuerden que había ahí todo un ´parque utilizado por el vecindario, cruzado por arroyitos y algún canalón mas profundo. A su vez, el Callejón Las Quintas aparecía en el loteo hecho por el ministerio de Tierras y Colonización de la incipiente ciudad y constituía prácticamente su límite sur. Ese loteo fue la base para los planes reguladores posteriores. Al paso de los años y con el “desarrollo y progreso” ahí prácticamente queda nada del parque y tampoco hay paso a la circunvalación. La verdad es que lo que hemos ido viendo de anti urbanismo en las últimas décadas, no deja de indignarnos.

En el Plan (y Plano) Regulador de Coyhaique, PR, del 2000, aún vigente, realizado con participación ciudadana y firmado por el Alcalde, la Directora de Obras Municipales, el MINVU y el Gobierno Regional, se logró disponer una franja de área verde de unos 2000 m2 en los bordes de Alfonso Serrano y Circunvalación Oriente Poniente (la cual aún se puede ver en dicho plano en el sitio web de la Municipalidad) y que rescataba parte dela foresta. En dicho Plan en su artículo 32, además, se resguardan y protegen vertientes, cauces naturales de agua y bordes fluviales, con lo cual en teoría ahí había una superficie bastante mayor aun de área verde. O sea, el PR estaba dando pie para un parque urbano, de esos que harta falta le hacen a la ciudad. De hecho, el sector era muy atractivo y a causa de ese cuasi parque se instaló ahí en frente el Colegio El Camino. Sin embargo, en febrero del 2002 (solo hemos logrado ver unos “planos de detalle” del 2017) se modifica el PR “trasladando” las franjas de área verde hacia aquella del principal cauce, el que según el articulo 32 ya era área verde. Maniobra tramposa en época del alcalde UDI O. Muñoz, dicen que para favorecer el requerimiento del dueño del terreno, un correligionario. Como fue en plena temporada de vacaciones, nadie alcanzo a poner objeción y de hecho en el apuro la calidad dejo que desear y se cometieron errores. Cuando nos dimos cuenta, ya fue tarde. Unos años después, un día que veníamos volviendo de un viaje, nos encontramos con que casi toda esa reforestación había sido cortada, los arroyitos emparejados y las ramas enterradas. Luego se construyó ahí la población General Bernales y las vertientes y arroyitos surgen ahora en algunos de los sitios y socavan la calle. O sea, es harto el caudal. En algún momento y en vista que ahora uno de los canalones esta convertido en área verde, alguien lo sepulto en su extremo sur que da a la Circunvalación. Ese terreno ubicado frente al colegio luego se convirtió en botadero y microbasural y en un costado se construyó una capilla. Vale agregar, que un poco mas allá hay otro colegio, un jardín infantil y una sede vecinal. A propósito, en el extremo inferior del canalón ahora área verde, se construyó otro jardín infantil; esto, tras expropiar el área verde por parte de la Municipalidad con un resquicio que invento el MINVU unos años atrás. Las áreas verdes son hace tiempo zona de sacrificio en nuestro país.

Hace algún tiempo, tras casi tres años de tramitación ante la Dirección de Obras Municipales y la Contraloría, demostramos que el loteo ubicado en la esquina norponiente de A. Serrano y Circunvalación OP, aprobado en febrero de 2013, se encuentra en el resto del área verde “modificada” que sigue siendolo, aunque en la DOM pensaban la habían desafectado.  La cuestión es que el loteo y casas siguen ahí en esa área verde y la contraloría nada hizo por restituirla, y que sepamos ni siquiera hubo alguna reconvención a quienes en su desidia permitieron tamaña ilegalidad. 

En cuanto al callejón Las Quintas (ahora Circunvalación OP), este aparece al poniente del arroyo Las Lumas parcialmente “tomado” por un vecino. Según el dueño anterior, ese terreno se lo mensuro y regularizaron funcionarios de Bienes Nacionales y que si quieren pasar la calle tendrán que expropiar la franja. ¿Como es que en BBNN privatizan un bien público fijado por ellos mismos?  Igual de insólito es que el loteo ese en el área verde (propiedad Horvath) ahora aparece en un plano de detalle del 2017 con una franja sujeta a expropiación para la calle. ¿Como es que la DOM llega a aprobar un loteo que esta parcialmente sobre la calle?

Finalmente, llevamos varios meses carteándonos con el Contralor para que salve el área verde de la esquina norponiente de Victoria con Circunvalación OP hoy ocupada en otro uso. La DOM dice que hay una parte que es área verde y otra que no (pero no entrega los deslindes) y que lo denunció al Juzgado de Policía Local, pero la empresa eléctrica instalada ahí, sigue incólume. El sábado 25 de septiembre nos encontramos al costado de abajo de esa esquina con un grupo que cortaba parte de los ya escasos árboles restantes del sector. Quien lideraba el trabajo se presentó como pastor, dijo tener los permisos correspondientes y que el terreno de la esquina, que sÍ sería área verde,  lo arrienda a la eléctrica otra iglesia, y que también habían cortado árboles.

Como epilogo, vale agregar qué, al cuasi parque y zona de restricción de quebradas ubicado a continuación de Alfonso Serrano hacia el sur (quinta 38), también se esta convirtiendo en zona de sacrificio, basural, destrucción de cercos y extracción de árboles, sin que  los actuales propietarios  y  ni alguna autoridad muevan un dedo. ¡Tal vez sea hora que la ciudadanía, los vecinos nos involucremos!

Publicar un Comentario